ICIRR and Healthy Illinois members support healthcare for ALL


On February 28, ICIRR stood alongside the Healthy Illinois Coalition to kick off the campaign to win healthcare for ALL in the state of Illinois. In the last two years, we have been able to win major victories and expand health coverage to all Illinois residents age 55 and older regardless of immigration status. This year, we are pushing to expand that coverage to EVERYONE in Illinois.


Read the testimonies below from Glo Choi of HANA Center, Susy Rosas of Mano a Mano Family Resource Center (en español), and Josafath Gonzalez from Southwest Suburban Immigrant Project (en español). HANA, Mano a Mano, and SSIP are ICIRR members as well as members of the Healthy Illinois Coalition.


———————


Glo’s testimony

My name is Glo Choi - I’m a community organizer with HANA Center, and my role is to support undocumented immigrant communities in the Chicagoland area.


As an undocumented person with an undocumented family - mother, father, and sister - the lived experiences we’ve had and currently experience are what drives me day in and out to continue this work. It is through these experiences that I understand the painful and heartbreaking stories from the undocumented community members we serve at HANA Center, and people I’ve met across the country.


The immigrants rights movement has made great strides in Illinois to protect ourselves and to create opportunities for flourishing: from efforts to reduce the power of those who wish to deport and separate families, to empower young people to attain college degrees and learn more about the world, and to have healthcare coverage for our vulnerable low-income elders.


Thanks to the efforts of the Healthy Illinois campaign, my mother and father are able to access healthcare - I am eternally grateful for this community here, knowing my mom can have affordable medicine for her diabetes, and that in the case of an emergency, she would be taken care of.


Yet, as we’ve heard from others today, there are people who still require support: people like my sister. Glonah is two years younger than I, and she is disabled with severe autism and cannot live independently; she loves Disney movies and spends most of her time singing and dancing to music. However, she’s currently ineligible for medicaid as an undocumented person, and unable to have much of the support she requires. My father had to end his studies early as well as his career as a teacher in order to be a full time caretaker for her. As a low-income undocumented family, we struggled with financially supporting her needs our entire lives - I remember when we were growing up,` she would often have violent seizures; watching her writhing in pain, unable to control her body, I felt helpless, as I sat by her knowing that I could do nothing but watch, and growing to learn the we were trying to survive in a system that wasn’t interested in helping her. - these experiences will forever haunt me.


These experiences also forever changed my drive, and the belief that no one should ever feel helpless or without healthcare - that regardless of their immigration status, their abilities, of their income, of their race, of their legal history, no one should ever be faced with the question: will someone be there to care for me? Because the answer should forever be ‘Yes’ - everybody deserves care.


And this medicaid expansion is a critical step in that direction.


While people like my sister and the others we’ve heard about today drive us all, the fight for this change goes beyond the individual stories people so courageously shared. Over the past year, many of us through ICIRR and nationally have been demanding “Citizenship for all.” When our community makes this demand, it is a call for  much more than a piece of paper: it means full coverage of the determinants which dictate well-being and thriving, It means that everybody is treated with dignity and respect…EVERYBODY! Part of that fight for dignity and respect includes healthcare for all.  We as HANA Center along with our other  ICIRR sibling organizations  see the demand for healthcare for all as a key part of our fight for full citizenship for all.  While we are angered by the inaction at the federal level, we can still get closer to our vision for full citizenship for all by taking action on health care at the state level. Let us close every gap in care in Illinois, and ensure no one has to face the uncertainty and instability of living without accessible healthcare coverage. Let us continue the good fight, until every person is cared for - starting right here, with a Healthy Illinois.


———————


Suzy’s testimony

Mi nombre es Suzana Rosas. Soy Promotora de Salud Voluntaria con la Organización Mano a Mano en el Condado de Lake. Orgullosamente, somos miembros de la Coalición de los Derechos de Inmigrantes y Refugiados en Illinois también conocida por ICIRR. Llegué a este país hace 16 años, junto con mi familia, enfrentando muchos retos y barreras, entre ellos el idioma y no contar con un estatus migratorio.


En el principio de la pandemia, mi madre se enfermó del Covid- 19. No contar con un seguro médico fue una de las principales y más espantosas barreras que vivimos. Gracias a Mano-A-Mano, nos informamos sobre nuestros derechos de COVID-19. Esto me impulsó a ser parte de este maravilloso equipo de promotoras. Somos esos héroes para nuestra Comunidad, guiando e informando a los más vulnerables sobre sus derechos de salud.


Meses después, mi madre volvió a enfermar, esta vez el no tener acceso a un seguro médico fue más doloroso. El doctor nos dijo que necesitaba una cirugía porque tenía un aneurismo alojado en su cabeza. El doctor nos explicó que mi madre necesitaba una cirugía, que era entre vida y muerte para ella, pero que la cirugía era muy cara y se negaron a hacer la cirugía si no podíamos pagar. Esta noticia fue muy impactante para nosotros. Nos afectó mucho emocionalmente y de enojo. Vivimos la injusticia racista y las consecuencias de no tener un seguro médico solo por no ser de este país.


Si no fuera por un entrenamiento que recibí con ICIRR en donde me di cuenta de mis derechos de ayuda financiera, mi mama no estaría con nosotros. Gracias a ICIRR, pude informarme de las ayudas disponibles. Mi madre fue aprobada para Charity Care y se pudo realizar su cirugía. Gracias a Dios, fue maravilloso y estoy tan agradecida.


Debido a su condición, mi madre todavía necesita muchas citas médicas. Y como no tenemos seguro médico, el estrés y la frustración de los gastos médicos siguen para mi familia. Pero nos negamos a aceptar esta injusticia. Junto con ICIRR y Healthy Illinois, luchamos para pasar la expansión de Medicaid el año pasado. Como resultado, mi mama va poder aplicar para la expansión que empezará este Mayo. Esto nos va ayudar bastante!


Este fue un paso increíble, pero todavía hay muchos incluyendo a mi que no tenemos acceso a un seguro médico de salud. Después de ver lo que ha pasado mi madre, me preocupa que pasara conmigo si tengo una emergencia o si necesito atención médica más seguido. Yo tengo el derecho de vivir una vida saludable como todos los demás. Igual que mi familia, sabemos que hay miles de personas en este estado que no tienen acceso a un seguro médico. Es bien importante que sigamos luchando para que todos tengan acceso a un salud médico, sin importar su edad.


Estoy tan orgullosa de ser parte del equipo de Mano a Mano. Junto con Lideres Ramirez y Aquino, estamos motivados a pasar la plataforma que incluye salud médica para todos. Hemos ganado el soporte de nuestros legisladores en Condado de Lake, al igual que muchos otros en sus comunidades. Junto con todos aquí, vamos a seguir luchando hasta que todos tengan acceso a un seguro médico. Estamos todos en esta lucha y juntos saldremos adelante!! Si se puede!


———————


Josafath’s testimony

¡Hola buenos días a todos! Mi nombre es Josafath y soy miembro del Proyecto Inmigrante (SSIP) y residente de Bolingbrook. He vivido en Illinois por más de 20 años. En Abril del 2020 me enfermé e ingresé a la sala de emergencias por problemas pulmonares– el diagnóstico fue  neumonía. Permanecí en el hospital por casi 2 semanas. Recibí una factura de $117,000; era muy alta y no había manera de pagar tanto dinero.


Apliqué para ayuda financiera del hospital y me la aprobaron pero al darse cuenta que no tenía seguro social me la negaron. Me dijeron que no calificaba por ser indocumentado. Me sentí muy triste y preocupado por mi situación.

Gracias a unos amigos me enteré del Proyecto Inmigrante, una organización local que trabaja con la comunidad inmigrante en los suburbios. Les expliqué mi problema y juntos con la coalición de inmigrantes y refugiados del estado de IL (ICIRR) abogamos con el hospital. Gracias a nuestros esfuerzos, pudimos no solo lograr el perdón de mi deuda, sino también cambiar la política del hospital que excluía a personas indocumentadas del programa de ayuda financiera.  Este fue un gran logro.


Pero aunque agradezco mucho la ayuda e información de parte de varias de las organizaciones que están aquí hoy, mi situación es un ejemplo de la injusticia del sistema. Refleja la xenofobia y la falta del respeto y dignidad básica que existe dentro del sistema de salud de este país. Nadie debería tener que pasar por la preocupación y el estrés que yo pasé.


Todos merecemos el derecho a la atención médica y seguro médico. Como Proyecto Inmigrante, este acceso es parte de nuestra visión de la ciudadanía completa para todos. La ciudadanía completa significa la habilidad de vivir sin miedo y con dignidad y respeto. Un primer paso para llegar ahí, es lograr el acceso a la atención médica. Por eso estoy aquí el día de hoy. Comparto mi historia para decirle a mi comunidad que tu historia cuenta también. Comparto mi historia aquí con legisladores para decirles que la responsabilidad es suya para proveer alivio y seguro médico a la comunidad inmigrante. Hemos ganado dos veces ya, extendiendo la protección para mayores de 65 y mayores de 55 y este año vamos por todos los demás. Vamos a seguir marchando. Vamos a seguir reuniéndonos con nuestros representantes electos. Vamos a seguir luchando- porque la lucha sigue. No dejaremos de luchar hasta que todos puedan vivir con  respeto y dignidad, y sin miedo alguno. ¡ACCESO MÉDICO PARA TODOS!